flores

Google+ Followers

domingo, 10 de marzo de 2013



En las profundidades más oscuras de mi alma,
voy hundiéndome en una ciénaga de hielo,
busco en mis tinieblas una tibia mano,
que me deje vislumbrar que en algún lugar
de este frío que me abraza, se encuentra 
el calor de una piadosa y fuerte mano.

Pero no está, si hasta la música bestial
de mis fantasmas, ha silenciado el toque
de su canto.
Escapando de mi negra desventura
Me refugie en la tumba de mi cama.
Le han crecido ramas que me rodean,
me adormecen y sagazmente  me atrapan.
Se trepan por mis manos, se plantan
en mis brazos, como una hiedra trepan,
recorren mi regazo, me alucinan sus hojas
se aprietan a mis sienes, me asfixian sus delirios.
Florecen flores negras, dan pólenes de muerte.
He comido del fruto de la hiedra silvestre,
He envenenado a mi alma, mi espíritu padece.

A penas a lo lejos de escucha algún gorjeo
de pájaros  alegres que juegan con el viento.
Yo quisiera rogarles con casi mi último aliento,
¡que destruyan mis ventanas, que el fiel sol
venga a mi encuentro!
 ¡Que se  seque la malvada, hidra que va creciendo!
¡que se calcine en mi cama, que me impulsen al desierto!
¡que quiero vivir quemado, que morir solo en mi encierro!

❤♫❤♫❤.•*¨`*•..¸ Ozna Yonit ¸.*¨`*.❤♫❤♫❤
Poesías derramadas desde el alma.